ALBARRACÍN

Albarracín | Introducción

El casco urbano de Albarracín es uno de los mejor conservados de España. La arquitectura tradicional en yeso y madera, sus estrechas calles adaptadas a la orografía del terreno, sus casas blasonadas, y todos sus monumentos, lo convierten en lugar único con reconocimientos nacionales e internacionales. Además, en su entorno se localiza el conjunto de pinturas rupestres prehistóricas más numeroso del parque, así como el interesante acueducto romano Albarracín-Cella, lo que no hace si no aumentar su interés para el visitante, que puede obtener en un espacio geográfico reducido una visión casi completa de la evolución cultural del hombre desde la prehistoria hasta nuestros días.

Albarracín | El conjunto histórico

Albarracín es una auténtica joya del patrimonio arquitectónico español. En ningún otro lugar se han conservado con este nivel de perfección los edificios realizados siguiendo los modelos constructivos tradicionales. Tampoco se ha conseguido un grado de fusión tan alto entre la acción constructiva humana y el entorno, debido tanto a los materiales utilizados (yeso de rodeno, pino, forja…) como a las técnicas empleadas. Y finalmente tampoco es habitual ver una legislación ni unos planes urbanísticos tan orientados a la conservación y restauración de lo existente. Por todo ello no debemos extrañarnos de que sea considerado por muchos como el pueblo más bonito de España, ni de que reciba importantes premios y reconocimientos a la restauración de su patrimonio.

Albarracín | El patrimonio artístico

La importancia del patrimonio artístico de la ciudad de Albarracín, supera el ámbito de lo puramente arquitectónico, aún cuando esto sea lo que la ha hecho conocida internacionalmente. El arte mueble que alberga en su interior la Catedral del Salvador, la Iglesia de Santa María o la de Santiago alcanza e incluso supera el mismo grado de interés artístico. En el museo Diocesano ubicado en el palacio episcopal se presentan las piezas más importantes, entre las que destacan un incensario con forma de pez tallado en cristal de roca, un portapaz atribuido a Benvenuto Cellini, una cruz procesional del siglo XIII, o una numerosa colección de tapices. En el museo de Albarracín se expone la colección de cerámicas procedentes de los trabajos arqueológicos realizados en el castillo. En el mismo museo se convierte en un centro de interpretación de su devenir histórico, además de albergar exposiciones temporales de todo tipo.

Albarracín | El arte rupestre

En Albarracín encontramos un importante conjunto de pinturas rupestres. Partiendo desde el centro de acogida de visitantes del Navazo se puede visitar el abrigo de la Cocinilla del Obispo. Desde allí se puede continuar hasta llegar a la zona llamada del Arrastradero, con un gran número de abrigos como el de las Figuras Diversas, Medio Caballo o los Callejones Cerrados. Otra posibilidad es, también desde el centro de información, dirigirse hacia el conjunto del Navazo, con los abrigos de los Toros del Navazo, Tío Jorge o los Cazadores del Navazo. También se puede descender por el cauce del Barranco del Cabrerizo para ver el abrigo de la Fuente del Cabrerizo. Finalmente, junto a la carretera en dirección hacia Bezas, se encuentra el abrigo de Doña Clotilde. Todo ello se encuentra perfectamente señalizado para facilitar la visita y la contemplación de las obras. Dentro de su término municipal, pero muy próximo a la localidad de Tormón, se encuentra el abrigo de las Olivanas, considerado obra cumbre del arte rupestre levantino.

Albarracín | El acueducto Albarracín-Cella

Una de los tesoros de la ciudad, prácticamente desconocido para el público en general, es el acueducto que transcurre entre Albarracín y la localidad de Cella [ver artículo]. Se trata de una gran obra de ingeniería de época romana utilizada para transportar el agua del río Guadalaviar hasta lo que entonces era una población estratégica para la romanización del territorio. Su interés radica, sustancialmente, en la adaptación a la orografía del terreno y en el hecho de transcurrir en casi todo su recorrido por galerías excavadas en la roca. Recientemente se ha habilitado parte de su recorrido, limpiando varios tramos de galerías, y se han colocado carteles explicativos y zonas de aparcamiento para facilitar el acceso del visitante.

Albarracín | La Fundación Santa María

Una de las instituciones más significativas para explicar el estado actual de conservación de los más importantes elementos patrimoniales de la ciudad de Albarracín es la Fundación Santa María. Está formada por el Ayuntamiento de Albarracín, la Diputación General de Aragón, el Obispado de Teruel y Albarracín e Ibercaja. Nacida como escuela taller para la restauración del Palacio Episcopal de la ciudad, se ha convertido en promotora cultural, organizando congresos, reuniones de trabajo, exposiciones, estancias artísticas, cursos, seminarios o conciertos en un número y nivel de calidad del que no disfrutan muchas ciudades con una capacidad poblacional y económica mucho mayor. La Fundación gestiona también el museo de la ciudad, la sala de exposiciones de la torre de Doña Blanca y las visitas al castillo, todo ello resumido en una oferta cultural denominada “Albarracín. Espacios y Tesoros”.

Albarracín | No debes perderte

  • Los abrigos de arte rupestre, partiendo desde el Punto de Información del Navazo. Visitar el Centro de Interpretación “in situ”.
  • El Acueducto Romano Albarracín - Cella - Gea, con varios puntos visitables.
  • Los Castillos y recintos fortificados S.X y XI.
  • La Iglesia de Santa María (S.XII), de Santiago (S.XVII) y la Catedral del Salvador (S. XVI)
  • La arquitectura tradicional de yeso y madera de las calles de su Casco Histórico, declarado Monumento Nacional desde 1961.
  • La ribera del Guadalaviar, con su Parque Fluvial.
  • Pasear tranquilamente por sus calles descubriendo sus infinitos rincones.