Abrigo del Tío Campano




El abrigo fue descubierto, en 1981, por O. Collado y publicado por E. Piñón en 1982.

Las representaciones, todas ellas pinturas pardo-rojizas, se disponen en un panel de forma triangular, de 95cm de longitud. En la parte izquierda del panel, aparecen los posibles restos de un cuarto trasero de un cuadrúpedo. Por debajo, aparece un caballo con las patas en disposición oblicua, de cuyo hocico parte un trozo lineal en dirección descendente, junto al cual hay otra figura de difícil interpretación, qui­zás un antropomorfo. Ambas figuras formarían una posible escena de domesticación. Por de­bajo, y a la izquierda del caballo, hay un ciervo mal conservado, con grandes astas típicamente esquemáticas, formadas por dos líneas vertica­les paralelas de las que surgen cortos trazos ho­rizontales y paralelos conformando los candiles. En el extremo superior derecho del panel, hay otro ciervo similar al anterior.

Las pinturas han sido realizadas en tintas planas y en trazo lineal. Las figuras parecen corresponder a un mo­mento tardío del estilo levantino, dada la pre­sencia de ciervos esquemáticos y de una posible escena de domesticación, por lo que son encua­drables en un momento evolucionado del Neo­lítico o incluso del Calcolítico (5000-4000 años antes del presente).

PLANO