Un informe desvela nuevos datos sobre las pinturas prehistóricas de la Sierra de Albarracín

Comenzaron a pintar hace 8.000 años y aunque todavía no hay consenso sobre la motivación por el arte de los hombres primitivos, lo que sí está claro es que los que vivieron en la Sierra de Albarracín eran originales con respecto a los artistas coetáneos. Plasmaron en sus creaciones principalmente caballos y toros, animales que en el resto del arco mediterráneo también aparecen, pero en menor medida; lo hicieron en colores poco usados en la época, como el negro o incluso el blanco y en los techos, un lugar no demasiado habitual para los grafitis en ese momento.




Estas son algunas de las particularidades que tienen los 23 abrigos de la Sierra de Albarracín declarados en 1998 Patrimonio Mundial por la Unesco dentro del conjunto del arte levantino. Las conclusiones se desprenden de un proyecto de investigación desarrollado por el doctor en Prehistoria Manuel Bea.

El trabajo, que se ha centrado en varios abrigos de Tormón y Albarracín, tiene como objetivo conocer de forma pormenorizada estos abrigos así como su estado de conservación. Para ello se ha llevado a cabo un análisis detallado y se ha elaborado un completo dossier con numerosa documentación gráfica realizada por la empresa 3DScanner Patrimonio e Industria.
Noticia completa en Diario de Teruel de 19 de Agosto de 2012: Arte rupestre de vanguardia