Abrigo del Ciervo




El abrigo fue localizado por Martín Almagro en 1972, quien lo publicará en 1974.

El abrigo del ciervo presenta un único panel sobre un friso de forma pentagonal, de 1,85 m de altura por 2,60 de anchura. En dicho friso aparecen varias figuras muy mal conservadas, entre las que ha distinguido un bóvido y un ciervo, si bien únicamente este último es nítido. Han sido realizados con pintura roja.

Las pinturas han sido realizadas con tintas planas.

Aunque se han distinguido cuatro repre­sentaciones, únicamente dos son reconocibles en la actualidad, un ciervo y un bóvido, este úl­timo con mucha dificultad. Probablemente las pinturas fueron realiza­das en el neolítico (7000-4500 años antes del presente.)





Abrigo del Arquero de los Callejones Cerrados: Sendero del Arrastradero (segundo abrigo del recorrido verde)