Abrigo del barranco del Pajarejo





Abrigo del barranco del Pajarejo | Historia

Después de que E. Marconell comunicara la existencia del abrigo decorado a M. Almagro, gracias al descubrimiento del conjunto por parte de un resinero, las pinturas del Barranco del Pajarejo son publicadas por primera vez en 1960. La temática representada no pasa desapercibida para los estudiosos del arte rupestre, generándose diversas teorías que interpretan las pinturas como una danza ritual agraria (Jordá 1964), o como una escena de agricultura inicial relacionada con la fertilidad (Beltrán 1966).

Una revisión del conjunto, con la elaboración de calcos y registro fotográfico, sería realizada por F. Piñón, incluyendo la estación en su obra de referencia sobre el arte rupestre de Albarracín (Piñón 1982: 139-143).

Abrigo del barranco del Pajarejo | Descripción

Son ocho las representaciones contenidas, aunque se pueden diferenciar dos agrupaciones distintas. La primera de ellas se encuentra en la zona izquierda del friso decorado, a poco menos de un metro del suelo, y la componen tres restos pictóricos de los que tan solo uno se puede reconocer como la figura de un antropomorfo en la actualidad. La figura parece componerse a partir de una forma troncocónica con la cintura estrecha y los hombros y parte inferior mas anchos, de manera que parece llevar una especie de falda o faldellin. Se muestra orientada a la derecha, ligeramente inclinada hacia delante. Dos cortos trazos lineales, sin tratamiento anatómico, forman las piernas; la misma concepción lineal se emplea en la plasmación de los brazos, mientras que la cabeza adopta una morfología globular sin representación del cuello. En la zona derecha del friso se concentra el mayor numero de figuras. Con la excepción de un antropomorfo de tonalidad negruzca aparentemente aislado, el resto de representaciones se agrupan conformando una escena de carácter ritual. Son cuatro los antropomorfos de color rojo en distintos grados de conservación y realizados en un estilo tendente al naturalismo aunque no se pueden calificar plenamente como tales. Cada una de las figuraciones aparece diseñada en una actitud diferenciada, así, mientras un antropomorfo itifálico aparece arrodillado y con la cabeza adornada con plumas, otro se representó de pie con el cuerpo arqueado hacia atrás, un brazo con la mano abierta alzado al cielo y la cabeza en la misma dirección; un tercero inclina el cuerpo hacia delante, extendiendo los brazos hacia el suelo y portando, en uno de ellos una especie de instrumento de morfología curva con los extremos ligeramente abultados. Este objeto se ha interpretado como un palo cavador o herramienta afín, relacionando la escena con una incipiente economía agrícola.

Abrigo del barranco del Pajarejo | Imágenes






Abrigo del barranco del Pajarejo | Ubicación


A 300 metros de la pista forestal TE-67, a 5,8 km. del cruce con la carretera A-1513. Esta pista es la que pasa por la casa forestal de Ligros (a 1,6 km. del cruce y a 6,6 km del abrigo de los Toros).