Abrigo contiguo a la Paridera de las Tajadas



El abrigo fue reconocido, en 1947, por T. Ortego y estudiado por F. Piñón en 1982.


Presenta un único panel, de 40 cm de altura por 50 cm de anchura. En el mismo, se han representado dos figuras de ciervas y un posible signo, todo en pintura blanca, y se observan restos muy perdidos de pintura roja. En la parte superior del panel, aparece una figura de cierva con la cabeza inclinada y disposición oblicua. Inmediatamente por debajo, aparecen dos trazos paralelos en disposición horizontal (posible signo). Por debajo y a la derecha de la primera cierva, se ha representado un segundo cérvido con las patas delanteras proyectadas hacia delante y con la cabeza erguida. Presenta unas astas muy pequeñas.

La figura de la cierva y el signo asociado a la misma han sido realizados con pintura lineal, mientras que en el cérvido inferior se han empleado las tintas planas. La estilizada figura de la cierva, con las patas delanteras abiertas, el cuello estirado y las orejas estiradas hacia atrás –en posición de alerta–, en actitud de beber o de pacer, es lo más destacado.

Las pinturas son atribuibles al Neolítico (7000-4500 años antes del presente).

CALCOS DIGITALES (PROYECTO ARAM)




RECORRIDO