Abrigo de las Cabras Blancas





Las pinturas fueron localizadas por Manfrec y Katjia Bader, en 1981. El estudio del mismo fue publicado por un equipo coordinado por O. Collado.

Sin duda alguna, es la estación rupestre más importante de la zona de Tormón. Presenta dos frisos decorados –muy ennegrecidos-, con pinturas blancas de reducido tamaño, el supe­rior de 52 cm por 48 cm, y el inferior, situado a unos 50 cm por debajo, de poco más de 10 cm. En el panel superior, el principal, aparece una escena compleja de caza de cápridos, formada por 5 antropomorfos (algunos de los cuales porta arco), 7 cabras (varias de ellas atravesadas por flechas), 1 cierva y 1 cuadrúpedo indeter­minado. En el panel inferior, únicamente, se conserva un arquero de color rojizo en actitud dinámica y un antropomorfo blanco y otros res­tos de pinturas rojas.

Las pinturas han sido realizadas en trazo li­neal y en tintas planas. La escena de caza de cá­pridos del panel superior, cuyas figuras han sido trazadas con un marcado aire naturalista y cuyas actitudes captan el dinamismo y fuerza de la escena y una de las más impresionantes del arte levantino.

Las pinturas son atribuibles al Neolítico (7000-4500 años antes del presente).