Abrigo de la Paridera de las Tajadas




Este fue descubierto, en 1947, por T Ortego, habiendo sido estudiado por diversos investigadores, entre los que destaca F. Piñón.

Las pinturas aparecen en un gran panel de 1,90m de altura por 1,70m de anchura, dividido en dos frisos por una grieta natural. En el friso superior, aparecen tres pinturas blancas: en el extremo superior izquierdo, se advierte la parte anterior de una cierva muy estilizada, mientras que en el centro, aparece un antropomorfo en posición sedente y, en la parte superior izquierda, aparecen los restos de un cuadrúpedo, además de otros restos de color. En el friso inferior, por su parte, hay varias pinturas en distintos tonos de rojo: en la parte superior izquierda del panel, se aprecian dos antropomorfos filiformes; hacia el centro, se ha figurado la cabeza de un cuadrúpedo y, en la parte derecha, hay un ciervo completo con astas en disposición horizontal.

En las pinturas se han empleado tintas planas y los trazos lineales.

Las pinturas son atribuibles al Neolítico (7000-4500 años antes del presente).

Calco digital del abrigo (Proyecto ARAM)