El Campamento maqui de AGLA



Situado en un paraje del término municipal de Albarracín cercano a Bezas y Tormón denominado "La partida de Los Navarejos" , dominado por peñascos de rodeno y frondosos bosques de pino, se encuentra el antiguo campamento que usaron los maquis del AGLA (Agrupación Guerrillera de Levante y Aragón) entre 1945 y 1947.


Actualmente, es un lugar de exuberante belleza natural fácilmente accesible. Las pistas forestales para la extracción de madera y la silvicultura bordean un paraje que en los años cuarenta era casi inaccesible. A dos kilómetros de Tormón, en dirección a Albarracín, una pista de tierra parte de la carretera para adentrarse en el bosque. Tras dos kilómetros de camino practicable para los turismos y otro kilómetro a pie, se llega sin gran esfuerzo físico al antiguo reducto maqui. Por todos lados, grandes montículos de piedra de rodeno se levantan por encima de densos pinares de intenso color verde.

Valle de Ligros

Otra forma recomendable para los que quieran dar un paseo de 2 Km. a través del impresionante Valle de Ligros. Se puede comenzar el paseo desde la masía de Ligros  (Coordenadas GPS 40.267403,-1.359601 - Ver direcciones en Google en este enlace -). Tras descender 500 metros (aprox.) por el valle que comienza enfrente de la Masía, se toma un barranco que sale a la izquirda (Hay una señal que dice Campamento maqui). Se asciende por el barranco 300 metros (aprox) hasta coronarlo y allí se toma una pista que sale a la derecha. Tras otros 300 m. (aprox) se llega a una pista donde se gira a la derecha (igualmente señalizado). Siguiendo esa pista a 1 km nos encontramos un primer panel explicativo del campamento (las fotografías que incluimos en el álbum, siguen ese recorrido en orden cronológico).


Primer cartel explicativo que nos encontramos al llegar al campamento

La frondosa vegetación, la lluvia y el paso del tiempo han borrado todo vestigio de la presencia maqui. Sólo se aprecia entre las peñas una rudimentaria escalera construida por los guerrilleros con fragmentos de rodeno. En el abrigo usado como cocina y lugar de convivencia, todavía se pueden observar las señales del humo que tiznó la pared rocosa. El lugar fue muy frecuentado durante décadas para la extracción resinera, que ha sembrado el suelo de restos de las cazoletas cerámicas en las que se vertía la sabia de los pinos.


Raúl Ibañez, arqueólogo y miembro de CECAL, nos explica el campamento

Varias informaciones coinciden en afirmar que en dicho campamento se instruía política y culturalmente a sus integrantes, así como en el manejo de armamento y explosivos. La propaganda política también se confeccionaba en el mismo campamento, con maquinas de escribir o multicopista, editándose para su difusión “El Guerrillero”, publicación cuyo fin ultimo, era servir de información a los hombres dispersos por la amplia zona donde actuaba la A.G.L.A., además de magnificar las acciones para intentar desmoralizar al enemigo.


En 1948, la Guardia Civil y el Ejército asaltaron y desmantelaron definitivamente el reducto maqui tras un aparatoso despliegue de tropas. Frente los quince guerrilleros que ocupaban el campamento, las fuerzas gubernamentales disponían de tres mil efectivos. Las fisuras en el roquedo permitieron escapar a todo el contingente guerrillero. Sólo un maqui pereció a manos del ejército.

El paraje del campamento fue elegido porque disponía de numerosas vías de escape en caso de asalto


Florián García, jefe del campamento, recuerda que la vida era muy dura allí. “Dormía con la ropa puesta y la metralleta colgada del cuello y, gracias a ello, estoy todavía vivo”, resalta. A su juicio, “era más difícil de llevar la vida del maquis que los enfrentamientos con la Guardia Civil”. Los guerrilleros preferían no usar las cuevas como alojamiento porque en caso de un ataque se convertían en una ratonera. Dormían en tiendas de campaña sobre pellejos de oveja, que servían de aislante de la humedad....."Los cursos eran ya superiores, se hablaba de topografía, de táctica, manejar el armamento, los explosivos, clases de tipo teórico con temas profundos. El campamento donde estaba situada era enorme, nosotros lo llamábamos la "Plaza de Toros" porque hacía como un anillo de rocas, con pinos altísimos. Había unos huecos naturales y allí un poco camuflados con árboles hicimos una especie de chabola grande. "Pepito dirigía esta escuela…"


Entre los peñascos que ahora están cubiertos de líquenes multicolores, musgo y vegetación, “hubo gente que aprendió a leer y escribir” relata el exguerrillero. La actividad militar y formativa fue muy intensa.


MULTIMEDIA:

Reportaje gráfico de la visita






Entrevista a José Manuel Montorio Gonzalvo "Chaval"





VIDEO SOBRE ESTE CAMPAMENTO

En este vídeo se atribuye al municipio de Jabaloyas pero es el mismo.




HISTORIA DE LOS MAQUIS

Magnífico documental de casi una hora de duración con imágenes de la época y entrevistas a historiadores, supervivientes de la Guerra Civil y políticos.










WEBS RECOMENDADAS
Memoria libertaria
La Gavilla Verde

FUENTE
NogueraNaturalmente