El arte rupestre en Albarracín, Patrimonio Mundial



Las pinturas rupestres prehistóricas que se localizan dentro del Parque Cultural de Albarracín fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1998 dentro del conjunto de arte rupestre del arco levantino. En el parque existen tres conjuntos de representaciones pictóricas rupestres en Albarracín, Bezas y Tormón.

En Albarracín encontramos un importante conjunto de pinturas rupestres: El abrigo de la Cocinilla del Obispo, desde donde se puede continuar hasta llegar a la zona llamada del Arrastradero, con un gran número de abrigos como el de las Figuras Diversas, Medio Caballo o los Callejones Cerrados; el conjunto del Navazo, con los abrigos de los Toros del Navazo o los Cazadores del Navazo; el Barranco del Cabrerizo para ver el abrigo de la Fuente del Cabrerizo o el abrigo de Doña Clotilde; dentro de su término municipal, pero muy próximo a la localidad de Tormón, se encuentra el abrigo de las Olivanas, considerado obra cumbre del arte rupestre levantino.

En el lugar conocido como el prado de Tormón, junto a la imponente casa forestal del mismo nombre, se encuentra el conjunto de abrigos con arte rupestre pictórico de Tormón. Se trata de cuatro abrigos, denominados Ceja de Piezarrodilla, Tío Jorge, Cabras blancas y Paridera. De todos ellos es necesario destacar dos: En el de Ceja de Piezarrodilla encontramos un gran toro de color negro entre cuya cornamenta correspondiente se observan otros dos cuernos de color blanco. Este hecho hace pensar en un proceso, ya coetáneo a las propias obras, de remarcado y repintado de las figuras de estos abrigos, además de manifestar la utilización de un color muy extraño para las pinturas de esta época. El segundo de ellos es el de las Cabras Blancas, auténtica joya del arte rupestre levantino en el que se representa un numeroso rebaño de pequeñas cabras realizadas en color blanco sobre un fondo de color negro, lo que provoca un contraste de un nivel desconocido en el resto de pinturas del parque.

La zona de las Tajadas de Bezas, con tres abrigos, Tajada bajera, Tajada de Enmedio y la Paridera, de características igual de interesantes que el conjunto anterior, se sitúa a unos diecinueve kilómetros de Albarracín.