Lavadero El Navajo de Rodenas



Situado a las afueras de Rodenas, en la carretera de Tordesilos, se encuentra el antiguo lavadero comunal. Las piletas apiladas nos muestran la disposición típica de los lavaderos en los tiempos de la Edad Media, cuando fueron construidos los que aquí vemos.

A diferencia de los lavaderos más modernos de mayor tamaño, en la época medieval se construían en grandes piedras de una sola pieza, pero su tamaño era concebido para uso individual. De todas formas, las piletas eran de dos tamaños: las tres mas grandes servían para lavar ropa del hogar y las cinco pequeñas para prendas de vestir. Se lavaba de pie.  Como era de esperar, estas pilas están excavadas en grandes areniscas rodenas, la misma materia prima que constituye la seña de identidad de esta localidad por su abundancia en los alrededores.

Otra característica de lavaderos que se remontan a tiempos tan antiguos fuera del pueblo y aprovechando los navajos, lugares en los que suele abundar el agua de manera natural. En este navajo existen dos pozos muy grandes pero de distintas características: uno romano de boca cuadrada y de agua no potable, y otro pequeño de boca redonda y que da agua potable. La del pozo árabe se empleaba para lavar porque “daba bromada”, mientras que la del pozo romano se destinaba al aclarado.

Se lavaba la ropa mediante un proceso de colado en ceniza, que normalmente era de madera de carrasca. De hay el origen de la palabra "hacer la colada". Se dejarón de usar a mediados del siglo XX.